El caso del famoso urólogo el Dr. Aurelio Muñoz Villellas: Su vida pasada como Ahmed, el filósofo árabe, como el cirujano indio, y el curador con luz de época de la Atlántida

Green light
Ano 12.
Coluna 1.46
 

 

Fue un alivio acudir a una consulta con el urólogo, el Dr. Aurelio Muñoz Villellas.

 

LO QUE LO PRECEDIÓ

Durante años había padecido prostatitis crónica. Debido a que una retención urinaria casi completa ya se había presentado dos veces en noviembre de 2020, decidí buscar el consejo de la Unidad de Urología del Hospital Universitario. El consejo fue inequívoco, ¡opere! El convenio lo firmamos el urólogo y yo, se concertó una cita con el anestesista y “pronto” me podrían operar.

Sin embargo, poco después el destino estaba en mi contra y fui bendecido con una retención urinaria completa. Experimenté la inserción de la sonda en Urgencia del Hospital Universitario como más de horrible, ¡inhumana! Pedí ayuda a gritos de mi madre por primera vez desde tiempos inmemoriales. En dos meses visité Urgencia en ambulancia, completamente presa del pánico, al menos 10 veces, pero también podría haber sido tal vez 16 veces. Seguí conociendo a otros médicos, que no eran urólogos, con diferentes diagnósticos sobre por qué la sonda debería o no ser reemplazado o enjuagarse, y cambian constantemente los medicamentos, toda la farmacia de diferentes (a menudo innecesarios) antibióticos a base de un diagnóstico de cajón de sastre. Afortunadamente, conocí a un solo médico que no hacía su trabajo habitualmente y que se tomó el tiempo, por lo que estoy agradecido.

Sin embargo, ningún médico de cabecera o enfermera a visitarme. Me imaginé en la jungla médica del África Ecuatorial. Una operación llevaría al menos más de muchos meses, me informó Urología del Hospital Universitario por teléfono a través de un intermediario cuando se le preguntó. Estaba más muerto que vivo, en un pánico diario debido a que la sonda en su mayoría no funcionaba correctamente, el tracto gastrointestinal gravemente inflamado y extremamente doloroso. Perdí una inmensa cantidad de peso. Decidí ser repatriado a los Países Bajos, donde tuve una operación de emergencia dentro de las tres semanas posteriores a la llegada.

Después de algunos meses de recuperación volví a España y tras de dos semanas sufrí nuevamente una retención urinaria. Una vez más, una horrible sonda fue introducida con mucha fuerza en mi pene hipersensible de toda la vida. Dos enfermeras, “especializadas en sondar” se turnaron para no poder insertar la sonda. Una vez más, ningún médico de cabecera o enfermera española a la vista, y mucho menos un urólogo. Después de muchos meses, una médica jefe simpática de Urgencia logró forzarme una cita en Urología, eliminando así el médico de cabecera completamente opuesto. Muchas semanas después de eso, el urólogo experto que me atendió inmediatamente retiro hábilmente la sonda que me había encadenado innecesariamente como una esclava durante meses.

Dada la miseria pasada con el sistema sanitario público, la propietaria preocupada de mi casa, una dama amable y encantadora, me aconsejó que buscara consulta de segunda opinión de un urólogo privado. Uno de los antiguos clientes de mi práctica como médium psíquico, un jefe social del Ayuntamiento, recomendó al Dr. Aurelio Muñoz Villellas donde él mismo había sido paciente con gran satisfacción. Para mi deleite, puedo concertar una cita a través de Doctoralia muy rápidamente. No experimenté problemas durante meses para concertar una cita como suele ser el caso con el kafkiano sistema sanitario público.

Como médium psíquico, inmediatamente me gustó la energía del hospital donde el Dr. Muñoz Villellas consultó y entré a su sala de práctica. Sentí energéticamente una gran simpatía por el urólogo desde el primer momento. Finalmente, soy médium y sé de qué se trata en un nanosegundo. Aquí era donde necesitaba estar. Me invadió una calidez cuando se inclinó sobre mí durante el examen de ultrasonido. El Dr. Muñoz Villellas estuvo involucrado en todo lo que hizo. Decidí el mismo día hacer una recomendación sobre Doctoralia. Esto, (y su respuesta) el 16 de septiembre de 2021 decía:

“Visitar a un urólogo es para mí, como para muchos hombres en todo el mundo, un asunto que puede ir acompañado de estrés. Sin embargo, he experimentado que el Dr. Muñoz Villellas tiene el don natural de crear un ambiente relajado desde el primer momento. Me sentí como si, hablando metafóricamente, estuviera visitando a mi propio hermano, y de inmediato me sentí relajado.

Además, sus cualidades didácticas, como si fuera profesor universitario que impartiera clases, no deben pasar desapercibidas.

Por lo tanto, me complace mucho que uno de mis propios clientes, un ex paciente del Dr. Muñoz Villellas, lo recomendó. Razón para recomendar de todo corazón a este dedicado urólogo.”

Dr. Aurelio Muñoz Villellas:

“Muchas gracias por sus gratificantes palabras. Como le dije el 50% del éxito de la medicina es el trato y explicaciones pacientes.”

Basándome en mis experiencias especiales, decidí dar seguimiento a mi recomendación en Doctoralia de escribir extra sensorialmente un ensayo, e investigar como médium psíquico, astrólogo y terapeuta de regresión a vidas pasadas dónde se originó la pasión por la medicina y la capacidad didáctica del urólogo jerezano.

 

LAS VIDAS PASADAS EN EL PRESENTE
El psiquiatra británico Denys Kelsey (1917-2004), marido de la famosa médium Joan Grant (1907-1989) que escribió Winged Pharaoh (Faraón alado), y fue el primer profesional en su época en utilizar regresiones para acompañar a clientes a vidas pasadas, comparó su trabajo como psiquiatra y terapeuta de reencarnación de la siguiente manera: ‘En un máximo de doce horas de terapia de regresión, puedo lograr lo que tomará a un psicoanalista tres años’.
Kelsey trabajó como terapeuta de reencarnación lo que podría considerarse como lentamente, la duración de una regresión en un terapeuta de reencarnación contemporánea es normalmente de sólo 2 horas, como máximo de 3 horas. Por otra parte, la velocidad del trabajo del terapeuta de reencarnación es como una tortuga en comparación con un médium de buena reputación, que detecta talentos y diagnostica traumas en vidas pasadas, no en tres horas, sino en tres minutos.

Tras el trabajo pionero de Kelsey y Grant, el psicólogo estadounidense Dr. Morris Netherton es llamado el padre de la terapia de reencarnación moderna, en su estela luminosa, hay grandes estrellas celebridades como los americanos Edith Fiore, Roger Woolger y Brian Weiss y el holandés Hans TenDam. Morris Netherton, consejero psicológico durante 14 años en el Departamento de Libertad Condicional del Condado de Los Ángeles, ya escribió el revelador libro Past Lives Therapy en 1978. Esto fue seguido por el brillante Método Netherton de Terapia de Vida Pasada, que es visto como la Biblia por colegas en el mundo.

En una de las ediciones extranjeras, el libro fue subtitulado ‘Sanando a vidas pasadas’, y de eso se trata exactamente cuando queremos detectar y curar disfunciones aparentemente persistentes que provienen de vidas pasadas.

El tratamiento del miedo extremo al agua y de muerte por asfixia de Filomena, uno de mis clientes brasileños, una estudiante de la universidad federal (Ufba) en Salvador de Bahía que me contactó, y curó finalmente gracias a revivir su vida pasada como Arawa, una joven tailandesa, es un ejemplo de esto.

Arawa era una niña del agua, y la amiga de Arawa era agua. Podía hablar con el agua como un ser humano: una mujer de la naturaleza. A menudo caminaba hacia una roca alta que sobresalía muy por encima del mar, desde donde podía saltar en una profundidad inconmensurable.

Su aspecto físico era seductor y con gran atractivo. Su interior, por otro lado, estaba bien cerrado, lo que era difícil de acceder para otros habitantes del mundo. Arawa tuvo problemas hace tiempo con la gente del pueblo: con varios hombres y también con una mujer. Le molestaron mientras ella caminaba hacia la roca. Querían algo de ella, algo que ella no quería, incluso si no entendía exactamente lo que querían de ella. Se enojó y se molestó cuando la gente intentó tocarla mientras ella realmente quería ser tocada.

Su comportamiento social se puede comparar de alguna manera con el mundo de los niños autistas. Se preparó para un salto especial en un día en que en realidad no había suficiente agua al pie de la roca alta. Ella sabía eso, pero sus pensamientos, infectados por ira y tristeza, lo habían ordenado. Ella correría el riesgo, las olas habían dicho que sí.

La magnum opus del profesor Ian Stevenson (1918-2007), bioquímico, internista y anteriormente jefe de psiquiatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Virginia (EE. UU.), muestra que las heridas graves sufridas en una vida pasada pueden manifestarse como marcas y defectos de nacimiento en la vida presente. 3000 casos están documentados. Por lo tanto, la vida pasada puede manifestarse, también físicamente, en todo tipo de formas, durante y fuera de una regresión.

Otro caso se trató de Cristiane O., también una brasileña, una catedrática de ciencias sociales en una de las universidades en el estado de Bahía, que se enfrentó, negó y curó del ‘Trastorno por estrés Post-encarnativo’ gracias al revivir de su vida pasada como Judith, una francesa judía bien vestida, investigadora de la facultad de Química de la Universidad de Reims, luego miembro de la Resistencia y finalmente encarcelada en el campo de concentración Rivesaltes cerca Perpiñán en el sur de Francia. Ella no fue ejecutada, al menos no todavía, y podría vivir con sus gemelas junto a otros miles de judíos en el campo, para acostumbrarse al terror del campamento y al terror de un enemigo llamado hambre.

La terapia de reencarnación y las regresiones a vidas pasadas se usaba y todavía se usa principalmente para exponer y tratar el origen de los problemas o perturbaciones en el presente del cliente. Los talentos ocultos se pasan por alto con demasiada frecuencia y, a menudo, no son el enfoque para una regresión a una vida pasada. Esto, si bien descubrir talentos de vidas pasadas puede crear nuevas oportunidades profesionales en el mercado laboral o en la búsqueda de una pareja amorosa, en el deporte, las artes, la salud o económicamente. Las posibilidades de volver a desplegar talentos antiguos son ilimitadas.

Ofrecí una regresión a un escritor español de orientación histórica y de reputación nacional, a quien conocí durante un programa de radio, una mesa redonda entre historiadores. Tenía curiosidad en saber en qué vidas pasadas se podía ubicar su afinidad por la escritura. Con la ayuda de un intérprete, la regresión poco días después en mi consultorio se realizó en parte en español, en parte en inglés, terminamos en Inglaterra, hace muchos siglos, y localizamos el escenario cultural y político en el que se desarrolló su talento en ese momento.

Un periodista, más tarde director de una emisora de televisión española, también un talentoso escritor, también buscaba las raíces de su escritura y acabó en Inglaterra donde se aplicaban leyes estrictas y rígidas. Unos días después de la regresión, me informó que a través de la investigación histórica había podido rastrear el lugar exacto donde se habían aplicado las leyes.

Un conocido bailarín español y propietario de una próspera escuela del baile también entró en regresión frente a un público interesado en vidas pasadas. Y él tampoco buscaba disfunciones, sino también el origen de los talentos, el origen de su pasión por el baile. Con una poderosa inducción lo catapulté a una vida pasada. En cuestión de segundos estaba en África central, parpadeando violentamente, una experiencia incluso levemente dolorosa, con los ojos. El público se levantó de un salto para ver qué pasaba con el cuerpo y los ojos del bailarín. La severa irritación de los ojos fue causada por el reflejo del fuerte sol africano sobre la arena blanca que posteriormente tocó sus ojos. Una experiencia que conocemos cuando caminamos sin gafas de sol en una playa blanca como la nieve donde brilla el sol o nos quedamos en los Alpes cubiertos de nieve blanca y nos hemos olvidado de las gafas de sol.

 

UN TESTIGO OCULAR DE UNA REGRESION A LAS VIDAS PASADAS

Debo admitir que, desde la ignorancia, me considero escéptica para ciertas cosas. El mundo de la hipnosis es un ejemplo de ello, hasta que conocí al mentalista y curandero Martien Verstraaten.

He tenido la oportunidad de colaborar con él en varios de sus trabajos, el último fue un caso de regresión en la sala Belmondo, en Guadalcacín, Jerez de la Frontera. Allí pude vivir desde muy cerca la regresión a una vida pasada de un voluntario en la sala.

Según Martien iba dando sus directrices, vi cómo el voluntario respondía, no solo con su mente, sino también con gestos faciales y corporales.

Me impactó ver cómo Martien consiguió hacerle revivir ciertas experiencias de su vida en el cuerpo de una persona que resultó ser en su vida pasada.

El detallismo con el que el voluntario contaba e incluso expresaba físicamente cómo se sentía, me hizo meterme de lleno en la experiencia y comprender que sí, que se puede trabajar con la mente hasta puntos impensables.

La experiencia resultó ser una vivencia para comprender el porqué de ciertos gustos, dolencias, manías o incluso el destino de nuestra vida presente. Aprendí que gran parte de nuestro resultado hoy, se debe a experiencias en nuestras vidas pasadas.

También pude participar, junto con otros voluntarios, en un breve pero interesante diagnóstico a partir de un dolor que tenía (y lo digo en pasado) en la zona torácica. Lo califico de interesante porque, sin necesidad de máquinas ni herramientas, Martien junto al colaborador y maestro de Reiki Fulgencio Arias pudieron identificar ante mi asombro el porqué de mi dolencia y darme consejos para rebajar la intensidad del dolor a corto plazo. Han pasado dos meses y ese dolor ya no existe.

Todo lo que allí se vivió fue una experiencia para no olvidar, que sin lugar a dudas repetiría y recomendaría a todo el que lo desconozca.

Gracias al profesor Martien por hacerme partícipe de su don. ¡Nos vemos en la próxima!
Elena Solís, profesora inglés en Be-Lingual Academia de Idiomas

 

Una señora en el País de Curaçao en el Caribe vino para una consulta, una mujer de negocios. Tenía un negocio de exportación que constaba de varias divisiones. Su pregunta para mí como médium tenía que ver con un problema. Sin embargo, mi respuesta no estaba directamente relacionada con el problema, sino con un talento que poseía. Además de cerveza y licores, también exportaba productos como máquinas más pequeñas, textiles y similares. Su pregunta era por qué la exportación de máquinas y textiles seguía estancada. Esto, mientras hacía todo lo posible para promover esta sección de su empresa. Ella no entendió.

Le dije que en una vida pasada había sido parte de la mafia estadounidense en una de las ciudades más importantes y había traficado “con éxito” con narcóticos, drogas. Astrológicamente, tanto los narcóticos como el alcohol caen bajo el planeta Neptuno, la adicción. Las máquinas, los textiles y otros artículos caen bajo una influencia planetaria diferente. Su afinidad con los artículos que intoxican proviene de esa vida pasada. Debido a este “talento”, inconscientemente logró acertar en la nota correcta cuando quería promocionar y vender cerveza y licores. Por cierto, en su vida actual era una mujer muy honrada.

Los ejemplos son innumerables, los talentos pueden dormir mucho tiempo, pero un día se despiertan, ya sea por un incidente aparentemente insignificante, por una lectura de un médium o por una regresión a una vida pasada.

A través de regresiones a vidas pasadas, la historia a menudo resulta tener un origen y una curva diferentes de lo que estamos acostumbrados a pensar. Por ejemplo, para el origen del coronavirus, tenemos que remontarnos al Triásico y al Pérmico, hace 290 millones de años, cuando salvo unas pocas subespecies, los peces pulmonados (Dipnoi) fueron aniquilados por los precursores del actual coronavirus.

El éxito mundano y el grado de la importancia de las obras de Picasso se deben en gran parte al tiempo histórico de su aparición, el siglo en que Picasso encarnó, así como a las “condiciones secundarias para el éxito”: el bagaje artístico que llevó consigo en la encarnación que comenzó en la ciudad andaluza de Málaga.

El debate psicológico natura-nurtura (innato o adquirido), que ha tenido lugar desde Platón y Aristóteles, – talento versus oportunidad para la exploración – ciertamente se aplica. Para hacer música, se necesitan un objeto y un sujeto que luego interactúen: la antigua aguja de zafiro (sujeto, el talento) y el disco gramofónico de baquelita (objeto, las circunstancias sociales) en el que la aguja corta magnéticamente el disco. Sin un objeto, la aguja no corta nada. Así que había varias encarnaciones en juego con Picasso, o por ejemplo de Lola Flores, Isabel la Católica, Tomas de Torquemada o Miguel de Cervantes (talentos como herramientas) que conducirían a un éxito tanto sustantivo como mundano. Factores como interacciones, que son comparables a la posición de un plomero que se lleva varias herramientas si va a un trabajo más extenso. Herramientas (los talentos como sujeto) al servicio del trabajo (el objeto).

El famoso médium estadounidense, el profeta durmiente Edgar Cayce (1877-1945) mostró en una serie de conferencias que las vidas pasadas no solo están llenas de implicaciones kármicos, sino también como una fuente de talentos. Tras la prevista publicación en 2022 de mi libro Las Vidas Pasadas (de los personajes históricos españoles), está en trámite un libro de seguimiento: Karma, como la cuna de nuestros talentos desconocidos.
Este ensayo puede ser un buen comienzo para el próximo libro.

 

LA PRIMERA IMAGEN ENCARNATIVA

Abro el ordenador, creo una página de Word en blanco inmaculado, entro en trance y comienzo a escribir.

La primera imagen que percibo como médium sobre una de las vidas pasadas de la entidad, que conocemos en nuestro tiempo como el famoso urólogo español el Dr. Aurelio Muñoz Villellas, es un hermoso azulejo cuadrado vidriado parcialmente azul.

El azulejo es parte de una pared completamente de azulejos de un pequeño portal que da acceso a la casa donde vive con su hermana.

Ha sido como muchos días, otro largo día en la Escuela de la Filosofía cuando finalmente regresa a casa. Siempre que, pasa los azulejos del portal en una especie de trance soñador, a veces tocándolos fugazmente como un ritual con la punta de los dedos al pasar, se produce un cambio existencial en su interior.

En el portal, la separación tiene lugar entre dos mundos interiores de los que se compone en gran medida, tanto al final de la jornada al entrar en el hogar árabe, su estado doméstico, como a primera hora de la mañana al salir rumbo a su estado profesional como profesor universitario.

Su hermana es discapacitada, física y ciertamente emocionalmente. Desde la infancia, ha tenido problemas con una pierna que no ha crecido por completo debido a una infección que ahora se conoce como polio. Tras la muerte de sus padres, a ella se le ha sumado el sufrimiento emocional. El sufrimiento de su hermana y la incapacidad de curarla lo conmovieron profundamente. Poco a poco lo ha hecho más introvertido, más vulnerable.

Una vez que atraviesa la puerta principal, se transforma en un hombre de familia sustituto que le da a la única mujer de la casa, su hermana, que no es su esposa, lo mejor en su poder para ayudarla. De joven quiso ser médico, una vocación en el fondo que proviene de tiempos ancestrales desconocidos para él. Una vocación profunda como vemos, proviene de una encarnación india como cirujano que fue reestimulado emocionalmente por la enfermedad de su hermana. Sin embargo, su padre, el director de la Escuela de Filosofía en su ciudad, a pesar de su feroz resistencia, no le permitió un estudio como médico. Por necesidad, eligió estudiar filosofía. Esto, para comprender algo de los errores de los padres que obligaron a sus hijos a tomar decisiones equivocadas.

La causa de la desgana del padre fue doble: continuación de la tradición familiar y algo de envidia. Había notado la intensa pasión que había tenido su hijo desde la niñez por convertirse en médico. Valoraba mucho la inteligencia de su hijo y la habría encontrado desagradable si pudiera superarlo socialmente. Habría tenido poca influencia en una carrera de medicina con la que no estaba familiarizado. Lo más seguro sería que su hijo estudiara filosofía. Al hacerlo, continuaría honorablemente la tradición familiar y, como juzgó en su vanidad, nunca podría superarlo.

Su aversión al padre como un tirano notorio lo convirtió en un perfecto pedagogo y didáctico al servicio de sus estudiantes de filosofía durante toda su vida (y vidas posteriores). Por tanto, sus estudiantes se convirtieron en sus hijos adoptivos y, a veces, en casos excepcionales, también en sus hijas.

 

LA PUERTA PARA AHMED, I

Estamos en los primeros siglos d.C. en términos de época. Alejandría siempre ha sido una ciudad de polinización cruzada cultural e intelectual. Siglo tras siglo, Alejandría como metrópoli ha sido un imán para los científicos que han acudido en masa desde todas partes del mundo. El padre de Ahmed, un árabe de distinguido linaje filosófico, fue uno de ellos. Se instaló en la ciudad, tomó un puesto como profesor en la Escuela de Filosofía, se casó con una pequeña mujer alejandrina y finalmente se convirtió en director de la Escuela. Ahmed nació en la ciudad con un pasado ilustre y, a pesar de su pasión por la medicina, tradicionalmente debería seguir los pasos de su padre como filósofo.

Por el destino, las mujeres siempre representarían un aspecto kármico en la vida de Ahmed. Su madre murió antes de tiempo, por lo que fue criado principalmente por su padre, asistido por mujeres contratadas. Tras la muerte de su padre, Ahmed se convirtió, además de hermano, en padre y madre de su hermana, a la que amaba mucho. El destino decretó que cuidar de su hermana le dificultaba desarrollar oportunidades en el mercado matrimonial. Simplemente no había tiempo para buscar y encontrar a la mujer adecuada. Por lo tanto, no se casó, lo pospuso y a fin de cuentas había pasado a la historia. Parte de la energía que habría estado destinada a un cónyuge fluyó hacia su hermana inválida.

En el horóscopo de la entidad actual, Aurelio Muñoz Villellas, encontramos, entre otras cosas, la gran actitud servicial, empático, generoso y responsable con tres planetas en Virgo, a saber: Luna, Plutón y Urano. Históricamente, la Luna puede ser referida en astrología como la (gran) madre, tanto micro como macrocósmico. También el médico o el primer ministro soltero de un país, puede ser posicionalmente una gran madre para sus pacientes o súbditos. La Luna de Muñoz Villellas hace un dinámico (aspecto cuadrado) tanto con Venus (amor) como con el Nodo Norte (aspectos kármicos) en Piscis, el signo también de servicio de este renombrado y comprometido urólogo. Sin embargo, en la vida anterior en Alejandría, la entidad no es un médico, sino un filósofo y maestro, según el deseo ineludible de su padre.

Ahmed ha pasado la puerta de su casa por la mañana y cuando sale del portal con los azulejos se dirige a su trabajo, la Escuela de Filosofía, donde lo esperan sus estudiantes. Es amado por sus estudiantes, no solo por lo que dice, sino también por lo que no dice, por su presencia que es consecuencia de su filosofía.

A través de su actitud ante la vida, muestra a los estudiantes que las palabras deben ser el resultado de experiencias internas y no de construcciones dialécticas aisladas de la mente. Sin que él lo nombre, sus estudiantes entienden que una palabra como “ay” debe ser el resultado de un dolor físico o emocional y no un discurso teórico sobre la palabra “ay”, así como una lágrima incontrolable es el resultado de un proceso interno que se manifiesta físicamente.

Las experiencias con su hermana, como su papel de ser padre y su madre para ella, son en gran medida la materia prima de las conferencias que imparte. Por cierto, sin mencionar su nombre ni dar ningún indicio de su existencia, nadie conoce su situación ni llegará a conocer su situación. Esto, por respeto a su hermana. Su “traducción” de la realidad cotidiana en su hogar en principios filosóficos destinados para sus estudiantes de la Escuela de Filosofía, tienen, sin ser consciente de ellas, una amplitud Budista Zen, derivada también de su encarnación en el crisol religioso-espiritual de la India donde se sentaron las bases del Zen durante la historia más antigua.

Ahmed es un filósofo pero también un didáctico destacado, se siente más a gusto con Aristóteles y su metafísica que con Platón y su teoría de las ideas, pero en realidad es un médico hondo de su alma. Quiere reparar lo que está defectuoso, reparar el mundo interior de los estudiantes en caso de enfermedad de la mente. Para ello tiene varios instrumentos didácticos en su maletín de médico filosófico. La didáctica, y sobre todo las explicaciones didácticas repetidas (el triángulo de Plutón con Ascendente en su horóscopo actual), es su método para ayudar a los estudiantes, a curarlos, en caso de posibles errores internos.

Debido a su trabajo como profesor en la Escuela, puede relajarse a veces de la extenuante atención que le brinda, por cierto con cariña, a su hermana. Durante el gran descanso después de las conferencias matutinas, lo vemos sentado aislado para almorzar solo. Lo tipifica, estar unidos con los estudiantes durante las conferencias y separado de ellos durante la comida, debido a una forma de timidez e introversión.

 

LA PUERTA PARA ACHMED, II

Ahmed, el filósofo árabe que aspiraba a ser médico, uno de los precursores encarnados del urólogo español Aurelio Muñoz Villellas, era, en una encarnación anterior en la antigua India un cirujano altamente calificado.

Fue en un momento en que, además del budismo, el enfoque mágico-religioso de la medicina que se encuentra, entre otros, en los cuatro Vedas, y del cual se desarrolló la medicina ayurvédica, enfrentó la competencia de un enfoque más empírico. La clase dominante de los sacerdotes brahmanes que vio desmoronarse su poder no estaba contenta con esta revolución, por decir lo mínimo. Vemos a la entidad, uno de los precursores encarnados del urólogo Aurelio Muñoz Villellas, como un cirujano talentoso en el apogeo después de la transición de la medicina sobrenatural a la más empíricamente orientada.

Cuando Europa todavía estaba en coma médico, en India mucho antes del año cero, las extremidades arrancadas, como los brazos, podían volverse reconstruirse quirúrgicamente. La entidad fue influenciada de ambos sistemas médicos indios a través de esta encarnación, enfoques empíricos y también míticos. Estas influencias, las mejores de ambas, las llevó, al menos en espíritu, a su actual encarnación española como urólogo.

La cirugía india, incluida la cirugía plástica como la conocemos, fue un ejemplo para el mundo occidental y fue traída a “aquí” (el Occidente), entre otros, por el famoso médico y filósofo árabe Avicena/Ibn Sina y su Canon de medicina. “Aquí” es un término relativo. Es de destacar que el científico brasileño consideró a Río de Janeiro o Brasilia como el centro épico científico del mundo, el “aquí” para muchos franceses practicantes de la musa es París y el centro de la tierra en la época de la Avicena persa, fue la antigua ciudad de Hamadán.

Alrededor de 1982, elaboré como artista visual y como catedrático de Métodos metafísicos de aprendizaje en la Universidad de Ciencias Aplicadas en Groninga, Países Bajos, un juego de instrumentos “quirúrgicos”, “lancetas” brillantes. Las seis lancetas se hicieron con cuchillos de mesa barrocos obtenidos de un restaurante de lujo. Mientras estaba en trance, modelé la forma de varias hojas de los cuchillos intuitiva y espiritualmente, usando una afiladora. Finalmente, las hojas estaban tan afiladas que podrían haberse utilizado fácilmente en una mesa de operaciones en un país africano o asiático del Tercer Mundo.

Las formas típicas que surgían en trance me eran completamente desconocidas de antemano. Nunca antes había visto instrumentos quirúrgicos, solo había actuado temporalmente como cirujano en una vida pasada. Finalmente, un libro de la facultad de medicina sobre la historia de la cirugía llegó al rescate. Todas las formas de lancetas recién creadas, vinieron con imágenes detalladas en un capítulo de un libro sobre la historia de la cirugía india, de muchos siglos antes de Cristo.

Son este tipo de cuchillos los que la entidad, el precursor reencarnativo del Dr. Muñoz Villellas, utilizaba como cirujano en India. En general, su trabajo involucró la cabeza de sus pacientes, especialmente la reconstrucción facial, y ocasional la trepanación craneal. Su pasión quirúrgica y precisión en el presente, por tanto, encuentra su origen en la India antes de la era cristiana.

Durante la investigación extrasensorial sobre las raíces didácticas y médicas del urólogo Muñoz Villellas, como se describe, encontré su pasado quirúrgico a través de imágenes asociativas: un azulejo árabe azul; los cuchillos de mesa quirúrgica, y más. Estos siempre me muestran el camino como médium, como cuando escribí el manuscrito para el libro sobre las vidas pasadas de personajes históricos. Se trataba de la pierna enferma desconocida de Lola Flores, los labios de la vulva ardientes e inflamados de Isabel la Católica, el pliegue existencial de los pantalones de Antoni Gaudí, la garganta y la electrolarynx avant la lettre de Tomás De Torquemada, el baile “africano” en los guijarros frente a su casa Málaga del niño Pablo Picasso, el bufón interior de Santa Teresa de Ávila y el tartamudeo que no conocía de Miguel de Cervantes.

Con el urólogo Muñoz Villellas, las imágenes de mis instrumentos quirúrgicos fabricados anteriormente se referían a la India antigua como el origen de él como cirujano. Después de la primera imagen, como en una película, sigue la imagen dos, tres y más. Así es como se construye en mí la historia del pasado, del presente o del futuro. El cirujano indio, en mi percepción extrasensorial, era un hombre silencioso, hablaba sin hablar, es decir, hablaba interiormente sin pronunciar esas palabras. Su silencio era necesario para mantenerse en contacto telepáticamente con sus superiores, sus espíritus espirituales. Estos espíritus indios le mostraron el camino como cirujano, qué hacer, qué no hacer, y sobre todo cuándo operar o no. Sobre la base de esta colaboración, con los espíritus, tuvo mucho éxito. Debido al éxito, que no tenía ninguna importancia para él, ascendió social y profesionalmente y, a menudo, fue consultado por colegas cirujanos de otros países o culturas.

Por otro lado, su exitoso tratamiento de los trastornos relacionados con la próstata con luz, Cirugía Láser Verde, se puede encontrar horoscópicamente en su posición del planeta Urano (la electricidad; el láser) en el zodiaco de Libra (la urología; la próstata) que forma un bueno triángulo con el Medium Coeli/MC (la fama mundana) y con Mercurio como Regente de Casa 5 en Casa 10 (¡nuevamente, la Casa de la fama mundana!). Esta técnica, la curación con luz, no proviene del período de la India, sino del período de la Atlántida, cuando los atlantes fueron los primeros en la historia en conocer los usos de la luz.

Probablemente la mayoría de los urólogos que operan con luz también tenía una encarnación en la Atlántida altamente evolucionada. Entre los tres períodos de la Atlántida (50.000; 28.000 y 10.000 a. C.) y el período actual de nuestro tiempo, no había posibilidad de trabajar (médicamente) con la luz. El momento de la historia mundial aún no estaba evolutivamente propicio para esto. Del mismo modo que habría tenido poco sentido que Wernher von Braun, el ingeniero mecánico y aeronáutico germano-estadounidense del Vuelo Espacial Marshall de la NASA o Elon Musk, el emprendedor sudafricano-canadiense de Tesla y SpaceX, encarnaran en la Edad Media para lograr solamente sus objetivos tecnológicos actuales. Los inventores, Nikola Tesla, el fenomenal ingeniero eléctrico y físico y Thomas Edison, el hombre listo de la bombilla, y antes de eso, Humphry Davy, Joseph Swan y Heinrich Göbel fueron de los primeros en utilizar sus experiencias atlantes en un siglo propicio para las aplicaciones eléctricas. Los médicos pronto lo seguirían. Desde principios del siglo XX, los dispositivos de tratamiento eléctrico se utilizaron en muchas prácticas médicas.

Una gran cantidad de las 14.246 lecturas psíquicas del médium Edgar Cayce, como la serie de lecturas 364, muestran que los legendarios Atlantes eran una civilización superior a pesar de las tres catástrofes que llevaron a su caída. Además de, o quizás como la consecuencia lógica de, su conocimiento psíquico altamente desarrollado, eran reconocidos por su perspicacia tecnológica, ingenio y aplicaciones.

Al final de la civilización atlante, según las conferencias de Cayce, en las afueras de Atlántida, lo que hoy se conoce como Egipto, se utilizó bajo la supervisión del sumo sacerdote Ra Ta, la misma energía para transportar ingrávidamente [la técnica de la desmaterialización] grandes bloques de piedra para la construcción de las pirámides.

Sorprendentemente, las revelaciones mediúmnicas de Cayce corresponden a mis propias experiencias. Nunca había oído hablar de Cayce hasta principios de la década de 1980, así como de Atlantis, y mucho menos de estar interesado, apenas conocía la palabra. Hasta entonces pasé por una de mis primeras regresiones y experimenté una encarnación en Atlantis hace más de 10.000 años, de la siguiente manera.

De la mano de un sacerdote entrenador me ha entrenado desde pequeño para poder cambiar cuerpos de forma paranormal, atómica y molecularmente, para que se desmaterialicen (a la vista) y se transformen en pura energía. Cada mañana, en un claro del bosque, entreno a un grupo de jóvenes talentosos seleccionados por el gobierno. Esto, con el objetivo de alinear su número vibratorio individual, su frecuencia atómica personal, con los de los otros participantes en el transcurso de unos años.

Puede parecer alucinante, pero la pieza final del entrenamiento, el proyecto final de graduación, fue que el grupo se fusionó en una bola de energía y el cuerpo físico desapareció por desmaterialización. La energía tomó la forma de una especie de platillo volante, que en un abrir y cerrar de ojos con el sonido inaudible de los motores de los 10 Boeing 747 tomaba las de Villadiego hacia otro planeta, dejándome solo en el bosque.

Casualmente, tuve a principios de la década de 1980 una experiencia del período de la Atlántida, como descubrí más tarde.

Fue durante un periodo en el que trabajaba como artista plástico, siendo además miembro del consejo directivo del Museo Groninger y catedrático de Bellas Artes y de Métodos Metafísicos de Aprendizaje , cuando mis habilidades clarividentes y psicoquinéticas despertaron en mí definitivamente. En el verano de 1983, descubrí que era capaz de desmaterializar grandes nubes en el cielo a kilómetros de mí o agujerear cualquier nube, quemándola como si dispusiera de un rayo láser que naciera de mi tercer ojo.

Como si estuviera perforando rebanadas de masa para hacer roscos inmensos en el cielo azul con un lanzacohetes. Los experimentos psicoquinéticos resultaron ser reproducibles cada día. Pedí a psicólogos y terapeutas que me indicaran nubes aleatorias y, bajo circunstancias controladas y documentadas, las perforaba o las hacía desaparecer por completo del cielo en 6 o 7 minutos. Por aquel entonces, no sabía de dónde venían estos dones que se manifestaban. Los podía replicar con facilidad si me lo pedían y lo estuve haciendo durante bastantes años.

También descubrí que podía curar a personas con el mismo rayo láser de mi tercer ojo. Muchos años después comprendí que esta técnica de curación provenía de una encarnación en la Atlántida.

La energía, y específicamente la energía de la luz, es el alfa y el omega de la civilización atlante. Es en este escenario, paranormal y técnicamente, donde el precursor encarnativo de Aurelio Muñoz Villellas da sus primeros pasos en el camino de la curación con la luz. Nuevamente nos encontramos con la entidad como una persona que, en términos contemporáneos, no tiene facilidad de palabra, es decir, no puede tener facilidad de palabra. Las palabras en el sentido clásico le son desconocidas, características de la cultura dominante en este periodo de la Atlántida. Las palabras no llegan a existir hasta decenas de miles de años después. Como en la prehistoria, la comunicación se realiza a través de la telepatía, más concretamente: a través de la telepatía emocional. Los “pensamientos” emocionales de otra persona son recibidos por el sistema nervioso a través de rayos telepáticos y luego traducidos en el cerebro como conocimiento y sabiduría.

De esta manera la entidad, el “Aurelio” atlante, pregunta sin preguntar cuál es la dolencia del paciente y recibe una respuesta inmediata de forma telepática. No hay un factor de tiempo entre la pregunta y la respuesta, cero nanosegundos en términos de tiempo. Es comparable al amor entre dos personas en nuestro tiempo, cuando se miran en silencio y reciben respuestas a preguntas que ni siquiera han sido formuladas, eso es contacto telepático.

Sin embargo, en el entendimiento de que en el período temprano y medio de la Atlántida, de acuerdo con las ideas de Cayce, no se transfieren palabras habladas entre personas, sino conceptos comprimidos, pictogramas. Similar a los jeroglíficos y caracteres chinos que tienen la misma función que el lenguaje visual. Esta influencia telepática, el período sin palabras de la entidad, toda una vida en la Atlántida, es la nota clave de su período introvertido como cirujano indio, como filósofo silencioso en Alejandría y quizás su mundo interior poético en la actualidad.

Lo vemos trabajando como un curador con luz. En uno de los métodos utilizados, sostiene una caja con ambas manos frente a su cuerpo, como en nuestros viejos tiempos durante posicionar correctamente una vieja caja fotográfica. Se trata de una caja de Atlántida que transforma la luz. El curador se coloca en una determinada posición en relación con el sol, de modo que los rayos de luz caen en cierto ángulo a través de una abertura en la parte superior del gabinete. Los rayos de luz experimentan en la caja, un procesamiento que desconozco, una mutación, una transformación, quizás por electromagnetismo, y salen de la caja por una abertura en la parte delantera como rayos curativos destinados al paciente. El curador debe tener en cuenta (en mi mente lo veo de pie y caminando) tanto la posición de la caja para captar los rayos de luz entrantes en el ángulo correcto como para encontrar el ángulo correcto para enfocar los rayos de luz salientes sobre el paciente. La caja, una máquina, es pesada, contiene una técnica extensa, cuyas partes están hechas de aleaciones metálicas que desconocemos.

 

LA PUERTA PARA AHMED, III

Ahmed llega a casa, se acabó un largo día en la Escuela de la Filosofía. Entra en el portal, toca brevemente como de costumbre el azulejo con la punta de los dedos, abre la puerta, cruza la entrada y se produce un cambio en su interior. Se siente como en casa, en la casa que conoce tan bien, y tampoco es su casa. Conoce a su hermana, una mujer a la que ama mucho, como hermano y como padre y madre sustitutos, pero no es su esposa. Preferiría entrar en una casa donde vería a su (real) esposa, su cónyuge. Pero tal como está, la providencia ha decretado lo contrario. Y no es el único en Alexandria que vive con una hermana o hermano. Por eso prefiere hablar lo menos posible de asuntos internos y traslada la conversación a las gracias y desgracias de unos pájaros que están en dos jaulas de la casa.

Su hermana siempre espera con ansias el regreso de su hermano. Es lo más destacado de su día. Ahmed toma asiento y calla como siempre, es un hombre de pocas palabras en relación a su hermana, mira al frente en silencio. De vez en cuando responde a sus preguntas, cómo ha sido su día. Pregunta sobre su día por el dolor en su pierna. Le resulta difícil tener una conversación fluida con ella. Como hombre árabe, no quiere involucrarla en sus sentimientos personales. Quiere evitar que ella piense que ella es la causa de su soltería. No es la causa, sino el efecto de su sufrimiento.

Ella quiere hablar, especialmente con él, tiene un carácter algo diferente, a menudo más directo, a veces enojado por su discapacidad, no andarse con chiquitas. Eso a veces causa algunas dificultades, pero él acepta su comportamiento porque la ama, como a una hermana. Lo que no sabe es que en un pasado lejano, en otra encarnación, tuvo un romance con ella, era su esposa en otros tiempos. Esto explica por qué invariablemente llama la atención, inconscientemente no querría ser su hermana. Destino, entonces, karma de otros tiempos. Prefiere, en la encarnación árabe, sentarse tranquilamente mirando al frente, disfrutando de la paz después de un duro día de trabajo y disfrutando de su presencia.

 

Información extrasensorial
Su hermana, la única persona femenina importante en esa vida, sin embargo, la vemos en el presente como una valiosa y amigable colega médica, que tal vez aún tenga rastros (físicos) mínimos de la polio que fue su parte en el pasado.

 

 

____________________________________________________________
© MARTIEN VERSTRAATEN
Vidente & médium holandés
Terapeuta de regresión a vidas pasadas
Ejerciendo la profesión desde 1985 (Países Bajos, País de Curazao, Brasil, España)
Periodista mediúmnico. Autor
Puestos ocupados:
Catedrático de Bellas Artes y Métodos Experimentales
HAN University of Applied Sciences,
Departamento de Bellas Artes, Arnhem/Nimega, Países Bajos
Catedrático de Bellas Artes y Metodología Metafísica de Aprendizaje
NHL University of Applied Sciences,
Departamento de Bellas Artes, Leeuwarden/Groninga, Países Bajos
Profesor invitado en varios países
Miembro del Consejo del ‘Groninger Museum’, el prominente museo internacional de arte moderno, Groninga, Países Bajos
Miembro de la Junta Provincial de Cultura de Groninga, Groninga, Países Bajos
Miembro de la Junta Provincial de Avaluación de las Bellas Artes, Países Bajos
_______________________________________________

DESTINATIONS – Laboratorio de Inteligencia Intuitiva
España – Países Bajos – País de Curazao – Brasil
CONSULTORIO PARANORMAL ANDALUCÍA
Jerez de la Frontera, Cádiz, España
www.martienverstraaten.com