El Manifiesto de Tres: Tintín y el tesoro de la trinidad perdida

Osiris Isis Horus
Foto Guillaume Blanchard / Wikipedia
Año 12.
Columna 1.62
 

 

El artículo original fue publicado en neerlandés, el 29 de abril de 2010. Esta versión en español ha sido actualizada en algunos puntos y provista de una adición al final.

La existencia supone la unidad en partes. Las partículas atómicas forman el átomo, los átomos la molécula, las células el tejido, los tejidos el cuerpo, las ideas el ideal y el ideal un sueño por realizar. A principios de los noventa entré accidentalmente en contacto con la unidad de las partes. Sería el comienzo de un sorprendente viaje hacia uno de los pilares metafísicos del Ser y de la Existencia.

A través del trabajo del físico Stephen Hawking, previamente había evocado la imagen durante sueños diurnos de que las partículas atómicas utilizadas para construir un coche de carreras Ferrari rojo encendido podrían ser catapultadas de regreso al átomo primordial en la era anterior al Big Bang. No solo Ferrari salió físicamente del día sin ayer, yo mismo había corrido una vez atómicamente desde el Big Bang hasta el presente cuando Charles Darwin aún dormía evolucionariamente en el regazo de la eternidad. Pero con el Ferrari retrocediendo en el tiempo, los miles de millones de partículas que componían el coche de carrera podrían reducirse del zen a la unidad de ese antiguo átomo primordial. Contemplando con el mayor asombro, el uno parece haber tenido una idea luminosa en el día sin pasado hace más de 13 mil millones de años, para tomar en el futuro la forma del presente tal como lo conocemos en nuestro tiempo.

La materia primordial se había desmoronado, un nacimiento, en innumerables partes en el día sin ayer en la maravillosa locura en la que nos encontramos a principios del siglo XX. El Absoluto, que siempre había existido, quería manifestarse nuevamente, en otra forma, para que todo lo que aún no era un hecho, como la conciencia del mamífero humano, pudiera llegar a gozar de sí mismo, como parte del todo manifestado 13,7 mil millones años después. La Nada paradójica creó el Algo, para poder mirarlo luego por uno mismo. Idea brillante del cosmos que aún no era cosmos en nuestra terminología, idea brillante del Espíritu en partes dentro del átomo primordial, idea brillante, panteísta, de Nosotros como partes en el útero del átomo primordial que se abrió paso a través de los dolores de parto en el presente. Uno solo tiene que idearla, como diseño, sin duda digno de Premio Nobel o Goya.

 

Calificación 7 en 10
Con y sin átomos espirituales, el Boeing 747 aterrizó en el verano de 1992 en Hato, el aeropuerto de Curaçao en las Antillas Holandesas, antigua colonia de los Países Bajos. Como Tintín en América, visité las Indias Occidentales por segunda vez y me presentaron a las pocas semanas como futuro profesor invitado en la Akademia di Arte Kòrsou.

El número 7 tuvo que incorporarse en un taller multidisciplinar de 10 partes para ser diseñado, que luego recibió el título Intuïties, inspiraties in vorm, kleur en beeldgedrag (Las intuiciones e inspiraciones en forma, color y comportamiento de imagen). Daría el taller dentro de unos meses en la academia correspondiente en Curaçao. La solicitud de incluir el número 7 en el programa la hizo un rosacruz de sangre antillana, teórico espiritual, con quien el director de la academia me puso en contacto.

Con esa tarea numérica para un taller de 10 partes, volé de regreso después de unas semanas a los Países Bajos para preparar y armar el programa. No podría haber imaginado que esta solicitud ‘accidental’ condujo a una importante expansión de mi pensamiento como psíquico, orador y escritor. Para procesar el número 7 en un programa de 10 partes, fue cosa de coser y cantar, como resultó. Incluso fue un desafío especial. Si es necesario, procesé el número 332 en 6 partes o viceversa. Había suficientes nanosegundos en una hora, pulgares en un pie y centilitros en un bushel de Nimega o Dublín para poder verter orgánicamente casi cualquier construcción numérica en un programa viable. Una vez en los Países Bajos, el boceto básico para el taller de 10 partes se hizo con bastante rapidez.

Hice que el taller de 10 partes constara de 10 números vespertinos, de los cuales 3 (los números vespertinos 0, 8 y 9) estaban reservados para una velada de presentación en llamas con fuego real, agua corriente y cortinas de escenario ondeando (semana 0), para una noche de evaluación (semana 8) y para una exposición y presentación de clausura (semana 9). El ciclo contenía las partes 0 a 9, un total de diez con los 7 números vespertinos centrales en el corazón.

Debido al énfasis que había que poner en el número 7, quise saber el resultado final y abrí una serie de libros relacionados con el número 7. Los siete centros de energía surgieron naturalmente, luego la Ley del Siete del astrólogo Th.J.J. Ram, así como los 7 poderes primordiales del advocado y teósofo indio T. Subba Row que estaban relacionados con los planetas misteriosos de la Escuela de Ram. En La Doctrina Secreta, H.P. Blavatsky se refirió a la clasificación de Subba Row de las 7 fuerzas primordiales, como lo hizo el astrólogo Ram en su libro Psychologische Astrologie (Astrología Psicológica). En la astrología de orientación más esotérica, esta división de 7, en contraste con la astrología clásica, resultó ser un fundamento cosmológico importante. Como resultado de mi búsqueda, los 7 días de la semana y las 7 notas de la escala de repente adquirieron un sonido y color diferente.

Mientras buscaba, como incrédulo (abrahámico), también encontré textos bíblicos que hablaban de las 7 vacas feas y flacas y las 7 vacas gordas y hermosas, las 7 espigas llenas y hermosa y 7 espigas menudas y quemadas. Poco a poco descubrí que el número siete se podía poner en cualquier carro metafísico o biológico-dinámico. Finalmente, incluso se podría haber agregado yogur con un ácido láctico dextrorrotatorio séptuple. Históricamente, había al menos suficientes sietes en circulación como para decidir profundizar un poco más en el asunto.

Alice Bailey, quien fue erróneamente identificada en su propio círculo como la sucesora de H.P. Blavatsky, hizo una chapuza, un popurri de ‘alta’ calidad teosófica con los 7 rayos. De su profundidad orquestada, desarrollaste como un simple común de los mortales, además de un trastorno del equilibrio, ciertamente vértigo de las alturas espiritual. En contraste, los conceptos de los maestros como A. E. Thierens y Th.J.J. Ram con la Ley subjetiva del Siete, y los conceptos del teósofo erudito T. Subba Row con su clasificación de las 7 fuerzas primordiales, tuvieron científica y espiritualmente una “buena relación calidad precio”.

 

Clasificación 6+1
La clasificación de las 7 fuerzas primordiales, cuyas fuerzas en la astrología de Ram fueron traducidas por los planetas transsaturnales (o planetas del misterio), se basaba en el principio 6+1. Seis fuerzas más un principio resumen. Similar a los seis días de la semana y un domingo como principio resumido, así que 6 días para trabajar sin parar y 1 domingo para ir a la iglesia y para ir de tasca.

Siguiendo la sugerencia del apuntador rosacruz en el momento de mi segunda visita a Curaçao en 1992 de usar (una forma de) la numerología, ganó más y más cuerpo como resultado. Con las 7 fuerzas primarias en forma de 7 principios planetarios y los 7 centros de energía del cuerpo, diseñé un taller imaginativo que pretendía para una gran audiencia de Curaçao. Al poco tiempo volví a viajar a las Antillas Holandesas.

Las 7 fuerzas planetarias (principio resumido 6+1), entendí, entraron al cuerpo físico a través de los 7 centros de energía (6+1) como partes del aura. A través de estos centros de energía, las fuerzas primarias/fuerzas planetarias provenientes del exterior se transmitían como ondas electromagnéticas a cada una de las 7 glándulas principales del sistema endocrino. El funcionamiento de las glándulas y la liberación de las diferentes hormonas en cada individuo parecían depender de la interferencia entre las fuerzas que afluían y el campo de fuerza innato original de la persona con sus frecuencias específicas. Las hormonas, entendí, eran las mensajeras del pasado, presente y futuro, a nivel material, mental y espiritual.

El sistema endocrino, el sistema hormonal y el sistema nervioso son como una puerta hacia y desde los dioses, el trait-d´union, un intermediario, entre el mundo astral y el mundo físico. A través de la acción de las hormonas divinas, el alma instintivamente señala el camino hacia la salud adecuada, hacia la pareja adecuada, si la hay, o hacia una carrera a alinear (Verstraaten 2010).

 

Los talleres
Los números vespertinos del 1 al 7 del taller se sincronizaron con temas derivados de las 7 fuerzas primarias, fuerzas planetarias y centros de energía. Los 7 temas correspondientes: Tierra, Emoción, Voluntad, Corazón, Mundo, Ver y Visión actuaron como núcleos energéticos de los trabajos a realizar para los talleres en el campo de las Artes y la Magia.

Debido al diseño y al concepto experimental de la noche de presentación, el fuego de apertura podría arder literalmente en el aula de la Akademia di Arte, el elemento del agua salpica en un mar turbulento creado artificialmente en el edificio, y los vientos alisios caribeños de las islas de sotavento y barlovento podrían descender sobre los participantes del taller. La implementación de la petición de querer integrar el número 7 en el 10 parecía haber tenido éxito no solo numéricamente, sino también sustantivamente.

Pero exactamente como el reportero Tintín, quería profundizar en los secretos que se presentaban para continuar con el camino ya elegido. Nuevamente estudié la división 7 y principalmente busqué las posibles raíces del número 7. El camino hacia el 7 resultó ser el camino de 6 más 1.

En la naturaleza, el erudito del Bhagavad Gita T. Subba Row argumentó en sus primeros años, hay seis fuerzas primordiales en acción, resumidas en una séptima. Estas fuerzas involucraron:

1. El poder de renovación (Parasakti). Relacionado astrológicamente con Urano.
2. El poder de saber/el recuerdo (Jnanashakti). Relacionado astrológicamente con Neptuno.
3. El poder de la voluntad (Itchashakti). Relacionado astrológicamente con Plutón.
4. El poder de la formación del pensamiento (Kriyasakti). Relacionado astrológicamente con Perséfone.
5. El poder de movimiento/la adaptación (Kundalini sakti). Relacionado astrológicamente con Hermes.
6. El poder del tono/la palabra (Mantrikasakti). Relacionado astrológicamente con Deméter.
7. El poder del principio resumen (Daiviprakriti). Relacionado astrológicamente con el Cuerpo Solar.

En definitiva, toda una boca llena de sakti oriental. Numéricamente, el principio 6+1 se puede comparar con una familia. Seis hijos y una pareja como principio sumario. La fórmula (familiar) aquí es 6+1=7. Lo mismo se aplica a 6 enchufes en una regleta, 6 pasteles en una caja de pastelería, 6 átomos en una molécula o 6 rebanadas de pan blanco en, si es necesario, un sándwich triple.

El principio 6+1 resultó ser reducible a una división de 3. Esta división finalmente condujo al principio 3 en 1 como con la Trinidad, pero también a las 3 fases de cada movimiento, las 3 caras del tiempo y los 3 estados agregados clásicos (S/L/G) de una materia pura. Décadas más tarde, mi libro As Borboletas não podem Tamarar e as Tâmaras não podem Borboletear (Las Mariposas no pueden Datilear y los Dátiles no pueden Mariposear) se basaría en este principio 3 en 1.

Las 7 fuerzas primarias, como entendí, consistían en 2 grupos de 3 (+1). Así funcionan las fuerzas en nuestro cuerpo. Conocemos como conjunto los 3 centros energéticos inferiores y 3 superiores, los chacras, con el chacra del corazón en el medio como el centro, intermedio o sala de juntas que coordina tanto los 3 chacras inferiores como los 3 superiores. El corazón dentro de los centros de energía es el principio resumen como el domingo está dentro de la programación semanal, tanto como día para ver un clásico como Real Madrid-FC Barcelona, como para ver una pareja atractiva y no sabemos qué nuestro centro de energía tiene la prioridad.

Con el número 7 (en todas sus partes) volé una vez a las Antillas. Con el 3 (el de 3 caras) planeo volar este año a Río de Janeiro para una serie de talleres en la ciudad de la samba bailada casi completamente desnuda. Los talleres de estilización de la carrera interior y exterior se titularán: “Timtim e o Tesouro do Trinidade Oculto”.

 

Clasificación 3 en 1
Las 6 fuerzas primarias de T. Subba Row se corresponden, como pudimos ver, con los 6 contenidos planetarios de la astrología. Estos últimos fueron y son: Urano, Neptuno, Plutón (los planetas transpersonales o espirituales), Perséfone, Hermes y Deméter (estos tres últimos como los llamados planetas hipotéticos dentro de los 6 planetas transpersonales).

Las 6 fuerzas primordiales y su equivalente astrológico en forma de 6 planetas misteriosos son la octava de los 6 planetas tradicionales: Sol, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Es como el padre que durante mucho tiempo es la octava del hijo, y después de algunos años, o a veces antes, el hijo es o se convierte en la octava del padre.

El número de fuerzas planetarias, incluida el funcionamiento de la octava, equivale a 12 (4×3) fuerzas planetarias, correspondientes a los 12 (4×3) signos del zodiaco como 12 fases de existencia dentro de las 12 (4×3) casas astrológicas para 12 (4×3) áreas de la vida. También en los 12 meses del año, el 3 pasa a primer plano como el número de meses por trimestre. Los apóstoles (12) con Cristo (1) como factor de resumen posiblemente también podrían traducirse en cuatro grupos de 3+1.

Los 7 centros de energía resultaron ser construidos en grupos de 3, la Ley de Siete fue reducida a 3, y la Ley de Doce también resultó ser construida de tres tiempos.

El motivo silencioso de la búsqueda del 7 en mi anterior etapa antillana resultó ser un disfraz oculto que me llevaría al 3 y a los tres tiempos. El trabajo del astrólogo Theo Ram, quien trabajó a principios y mediados del siglo pasado, está imbuido de esta tríada. George Bode, un destacado astrólogo holandés contemporáneo, que desarrolló la Astrología Estructural (La asociación VZLA) siguiendo al astrólogo francés Jean Carteret y el sistema de las Luces Negras (Bode 1984), también utiliza esta tríada en números de sus obras. Tanto Ram como Bode afirman que: (en la naturaleza) cada movimiento consta (clásicamente) de tres tiempos. Esto se manifiesta en:

  1. Poder, que se manifiesta en un movimiento giratorio. En un círculo, este es el centro que gira en sí mismo como la parte más pequeña de un segmento de línea.
  2. Actividad, que se manifiesta en un movimiento pulsante. En el círculo es el radio como un segmento de línea definido que pulsa desde el centro hasta la circunferencia.
  3. Resultado, que se manifiesta en un movimiento radiante o de avance. En el círculo es el movimiento continuo de la circunferencia como una línea continua.

En abstracción también encontramos dentro del átomo una tríada vía:

  1. El núcleo en su composición es el poder (potencialidad)
  2. Los electrones aventureros la actividad (idealidad)
  3. El átomo completo es como resultado (realidad)

Dentro de la astrología, estos tres tiempos, fases, toman el siguiente rostro:

Potencialidad – Idealidad – Realidad
Profesional y personalmente traducido como:
Potencia – Fuerza – Trabajo
o como:
Voluntad – Sabiduría – Eficacia

La tríada no es solo un axioma dentro de los aspectos del movimiento. Con nuestra imaginación actual poco podemos añadir a las tres visiones clásicas del tiempo: pasado, presente y futuro. A lo sumo, podríamos reemplazarlo o expandirlo con un principio 3+1, agregando 1 factor separado como principio de resumen además de estas 3 unidades de tiempo. A saber, el factor de simultaneidad. La fórmula del tiempo sería entonces: pasado, presente, futuro (3) + simultaneidad (1). Por regle de tres, este es un principio real de 3+1. En el sueño, el trance y durante la embriaguez dionisíaca, cuál es la diferencia neurológicamente, el ayer ya es hoy y el mañana es hoy mientras lo podemos experimentar como simultáneo. La mente inconsciente puede vincular fácilmente una cuarta dimensión (3+1=4) con un triple salto.

Después de haber entendido el principio 7+1 a través del astrólogo Ram y comprendido un poco el principio 3+1, el profeta dormido Edgar Cayce retrató el tema de la división tripartita de forma clara y sencilla. El hombre se formula popularmente como: cuerpo, alma y espíritu.

El triple según la clasificación de Cayce está en orden en realidad: cuerpo, mente y alma, correspondientes a las actitudes materiales, mentales y espirituales.

Esta tríada se traduce astrológicamente en:

  1. El poder es potencial, como ocurre con el talento (innato), y es el deseo de acción.
  2. La actividad es la realización a través de un instrumental (energético), cuando el deseo se ha convertido en voluntad de realización.
  3. El resultado, como producto, es la cristalización del deseo a través de la voluntad, en la materia.

Así como la literatura más esotérica está imbuida del principio 7 en 1, la literatura espiritual a secas es en general la del principio 3 en 1, es decir, algebraicamente como: a+a+a=b.

En realidad, la fórmula debería ser: b (como principio de resumen) = a1 + a2 + a3, finalmente las 3 ‘a’ son caras separadas de ‘b’. Las mitologías, las religiones del mundo, los sistemas filosóficos y las cosmovisiones animistas conocen esta tríada cosmológica como trinidad en:

Isis, Osiris, Horus (la mitología egipcia)
Zeus, Hera, Atenea (la mitología griega)
Tinia, Uni, Menrva (los Etruscos)
Júpiter, Juno, Minerva (los Romanos)
Brahmá, Vishnú, Shiva (hinduismo)
Las Tres Joyas, Buda, Dharma, Sangha (budismo)
El Primer, El Segundo, El Tercer Logos, (taoísmo)
Padre, Hijo, Espíritu Santo, (cristianismo)
Olórun, Obatalá, cada Orisha individual como hijo/hija (religión animista yoruba)

La fórmula se traduce en un esquema de aplicabilidad social y luego queda de la siguiente manera:

A partir de ideales personales, las tres caras se pueden traducir como:
1. 2. 3.
El cuerpo El intelecto El espíritu
Actuar Pensar Sentir
Trabajar Estudiar Disfrutar
Poseer Desarrollar Gastar
O desde una perspectiva financiera al respecto:
La materia El conocimiento La creación
El banquero El profesor El místico
El empleado El gerente El propietario
O desde una perspectiva financiera al respecto:
Primer nivel Segundo nivel Tercer Nivel
como:
El flujo de dinero El conocimiento de dinero La visión del dinero

 

Con el Boeing 747 pronto volaré, uno, dos, tres, a Río de Janeiro,

1) para promocionar mi libro sobre Ayrton Senna y dar los talleres 3 en 1
2) para conocer al difunto cirujano espiritual Dr. Fritz
3) para ver desde del Pan de Azúcar los traseros de samba casi completamente desnudos.

Fin del reportaje sobre las vicisitudes espirituales de ‘Tintín y el Tesoro de la Trinidad Perdida’.

 

__________

Adición, marzo de 2022

Los conocimientos adquiridos en vidas pasadas, siempre los llevamos con nosotros, a menudo en secreto bajo el manto de nuestra alma. A menudo, a través de una coincidencia significativa, un encuentro, un libro, un sueño, ese conocimiento puede volver a la vida. Así me pasó a mí también. Mucho antes de 1992 tuve el don de poder “ver” pasado, presente y futuro, desmaterializar la materia, sanar psíquicamente y percibir vidas pasadas.

El encuentro casual en Curaçao con el hombre que casó a su número 7 conmigo (ya quien nunca volví a ver ni a ver después de eso), por supuesto, fue ideado desde el mundo de los espíritus. De ese matrimonio pudo nacer el número 3, que luego me dio una idea de la Ley de los Doce y la Ley del Siete, es decir, la Escuela (astrológica) de Ram, que retrató el conocimiento, con todo respeto, más allá de la Doctrina Secreta de H.P Blavatsky o de una serie de teósofos rígidos e institucionalizados. Aparentemente, era hora de que volviera a conectarme con el conocimiento que había estado dentro de mí durante cientos o quizás miles de años, quizás desde mi encarnación como un joven mago en la Atlántida. Por lo tanto, no fue de extrañar que pude interiorizar el tema ofrecido en un abrir y cerrar de ojos, reclasificarlo y poder ampliarlo tanto teórica como prácticamente, y finalmente ponerlo en forma de libro (Verstraaten 2011).

El redescubrimiento en los años noventa de mis conocimientos adquiridos en encarnaciones anteriores ha sido una nota clave importante de mi vida y obra desde entonces. El Manifiesto Metafísico, expresado en tesis en el libro “Isabel la Católica: Mi vida pasada como Catherine, una monja promiscua”, da una idea de ello.

 

Literatura recommandada

Ram, Th.J.J. Psychologische Astrologie (Astrología Psicológica). Ámsterdam: Becht, 1949).

Blavatsky, Helena. “Doctrina Secreta Tomo I,” Sociedad Teosófica, 2015, https://bit.ly/2WQVbjF. (Consultado el 5 de septiembre de 2021)

Bode, George. Het beroep in de horoscoop. Ambitie, Talent, Vakkennis. (La profesión en el horóscopo. La Ambición, El Talento, Los Conocimientos técnicos). Ámsterdam: Schors, 1984.

Bode, George. De vier Lichten (Las cuatro Luces). Ámsterdam: Schors, 1984.

Carteret, Jean. El Tarot como lenguaje, seguido de Figuras geométricas y numerología. París: L’Originel, 1988.

Gallud Jardiel, Enrique. Las claves del hinduísmo. (Barcelona: Alas, 2014).

Kumar, Manjit. “Cycles of Time: An Extraordinary New View of the Universe by Roger Penrose – review,” The Guardian, 2010, https://bit.ly/3wRkwZ0. (Consultado el 16 de enero de 2020)

Penrose, Roger. Ciclos del tiempo: Una extraordinaria nueva vision del universo. Barcelona: Debolsillo, 2011.

Subba Row, T. Esoteric writings of T. Subba Row. Whitefish, MT (EE. UU.): Kessinger Publishing 2010.

Thierens, Adolph. E. Natural Philosophy. Being an Introduction to Astrology and Occultism in General along the Lines of Modern Scientific Thought. Rider & Co, c. 1920. Whitefish, MT (EE. UU.): Kessinger, 2003.

Thierens, Adolph E. Elements of Esoteric Astrology: Being a Philosophical Deduction of Astrological Principles and a Sequence to Natural Philosophy. David McKay, Philadelphia, 1931. Whitefish, MT (EE. UU.): Kessinger, 2003.

Verstraaten, Martien. As Borboletas não podem Tamarar e as Tâmaras não podem Borboletear. Genética de uma carreira interna & externa. Países Baixos / Antillas Holandesas: Destinations, 2012.