Bailarina espiritual en Portugal y España

Baillarina SS

 

Amor sureño en el siglo XVI

El mundo es muy acogedor tanto dentro como fuera de la barriga de mi madre. Mientras todavía vivo en el útero, porque tengo una habitación muy generosa en el cuerpo de mi madre en la que puedo moverme fácilmente, puedo ‘ver’ con mi sentido cómo es el exterior de la habitación del vientre de mi madre. Mi familia, de clase alta pero muy sencilla, vive no lejos del mar en un pequeño pueblo en el norte de Portugal y estamos a mediados del siglo XVI. Es hermoso, el ambiente en la casa es abrumadoramente agradable, es una familia muy unida, rica en percepción sensorial y que también muestra un fuerte afecto sensorial el uno por el otro.

Imaginariamente, puedo inhalar las fragancias de los platos inventados en el espacio fuera de mi morada uterina, como si estuviera realmente allí, incluso puedo ver mirando directamente a través de la pared del útero. En la cocina de nuestra casa, en presencia de mis futuros hermanos y hermanas, mi madre prepara una carne jugosa, aunque resaltá aún más con la pastelería portuguesa. Artísticas tartas de domingo por la mañana en colores pastel y bonitas formas de galletas con todo tipo de símbolos, desprenden el aroma de las celebraciones mediterráneas y también de ritos placenteros y de amor sureño; la sala del vientre bulle de actividad, y soy enormemente bienvenido, todo está excitado, no podría desear un recibimiento más festivo.

Mi familia es aquella que, además de deleitar el paladar, también se deja encantar la vista por las flores. Vivimos, por el vientre de mi madre, yo también vivo allí, en una región donde las flores crecen abundantemente, y las narices se llenan de olores cada día que pertenecen a la vida real. Estoy regocijándome en el útero para poder nadar fuera de mi hogar prenatal durante algunas contracciones y ser absorbida por un mar de felicidad. La vida venidera, en su frecuencia resplandeciente, se convierte en una encarnación amarilla de matices y tonos soleados.

Llegado el momento, naceré con la cabeza hacia el poniente, será de mañana y será cerca de la una. Yo, una hermosa y esbelta niña, viajo con tranquilidad por el generoso túnel del canal del parto, y caigo en medio de la nueva vida como en un mar oceánico lleno de luz amarilla pálida que me envuelve como amiga de la naturaleza. La intensa luz amarilla mágica llena el horizonte infinito de la sala para mí como un vasto cielo estrellado, que nunca olvidaré por mil años. Con tal calurosa bienvenida, todo debería estar bien. Esta poderosa emoción es la primera que experimento en la vida venidera y siempre podré recurrir al poderoso tono amarillo como acompañante de mis poderes emocionales, como el color de la luz cuando nació la conciencia y la primera luz blanqueó generosamente la oscuridad, cuando la vida en algún lugar de la aparentemente universal tierra de nadie, una tarde memorable y festiva, brotó del Caos.

Soy una chica tranquila e introvertida que crece en un ambiente poético y profusamente rico con una familia que me nutre y me guía, tomando turnos para descubrir el esplendor silencioso y exuberante del mundo. Es mi nueva madre quien es el cuerpo celeste exuberantemente acerado, transmitiéndome el conocimiento y el alcance del sentir. Toda la familia la órbita como satélites amorosos e inquisitivos, llevando a cabo su energía nutritiva. Con esta encarnación aterricé en un muy buen nido esta vez.

 

Tartas de Domingo

Mi madre hace pasteles, pasteles de domingo, para los domingos y entre semana; ya través de los pasteles empiezo a sentir y entender la vida. En los pasteles ella pone a través del lenguaje sensorial de forma, olor y color, todo tipo de conocimiento de la vida que me rodea, y a través de sus tortas entiendo el universo, que, desde lo aparentemente distante, fluye permanentemente a través de mi actual presente. Sé por el sabor de los pasteles si mi mamá está triste. Sé si está feliz por los tonos de amarillo vainilla, rosa salmón, verde menta, azul claro o crema de los pasteles, y sé por huelo el olor a horneado en la casa si vamos a nadar después del trabajo en la cocina o voy a tomar té con ella en el jardín de flores con mi hermoso vestido de algodón blanco.

Soy una buena estudiante, que inhala el mundo como un cachorro lactante. Siendo una buena estudiante descubro el mundo entero y ella descubre a través de mí aún más de lo que ya sabe sobre la existencia. Se convierte en un intercambio fluido, casi telepático, de transferencia y conocimiento infantil que fluye de regreso a la transmisora, mi madre. Su exuberante vitalidad es aquietada por mi naturaleza más introvertida, y gracias a ella tengo, en todo tipo de formas, más color en mis mejillas. Debido a mi llegada y a mi carácter, sus pasteles se vuelven cada vez más silenciosos como los bodegones de cajita contemplativa en colores pastel del pintor italiano Giorgio Morandi, el Marc Rothko en formato de bolsillo. Los hermosos pasteles se asemejan a reliquias elaboradamente silenciosas de emociones congeladas de pasos de baile mediterráneos.

Reconocí claramente en la entidad de mi madre portuguesa la que en la actual encarnación holandesa era mi difunta hermana mayor, mi madrina, quien con su pasión y cariño creativo fue como una madre para mí y para los demás.

 

Mamá está muerta

Mi infancia gloriosa ha quedado atrás y he dejado mi tierra natal. Mi madre murió demasiado joven, terriblemente, como una flor joven es cortada prematuramente por el cuello del tallo fino por una enfermedad. La extraño mucho y su exuberancia, me devuelve al silencio en mí misma que naturalmente traje a esta vida. A mi madre y su plenitud emocional siempre llevaré dentro de mí con los tonos de mi juventud y de manera introvertida y silenciosa me propagaré en el ancho mundo y en todos los lugares donde actuaré. En el bajo vientre arden poderosos fuegos como antorchas coléricas que pronto llevarán poderosas pasiones.

He dejado el norte, con la muerte de mi madre se ha vuelto silencio de muerte y soledad, para poder seguir con mi vida, no tengo nada más que buscar allí. Como adolescente vivo con mi familia en algún lugar en el centro del país. La gente es agradable, pero yo tampoco tengo nada que hacer allí. A menudo estoy sola, viajando conmigo misma en pequeños viajes a lugares cercanos.

Estoy sola en una playa cerca agua. Está en un río o lago, porque no puedo verlo bien. El suelo es del color de la arena mojada, suavizada por el flujo y reflujo como terciopelo apisonado, sobre la que piso con cuidado con mis piececitos. En mi patio de recreo hay pedazos de piedra y madera flotante, pero por lo demás abandonados por todo y por todos, incluso yo no existo mientras estoy allí. Mi mente está fuera del cuerpo y mis pensamientos se hunden en un panorama de brumas grises y nubladas más allá de la muerte. No soy feliz y estoy demasiado callada por dentro, me siento abandonado, la soledad me ahoga sin piedad y me invade un sentimiento de miedo. Tengo que irme y me iré a donde la vida pueda estar zumbando de actividad, oh, Dios, cómo echo mucho de menos a mi madre. A menudo pienso en ella y en el paraíso en la tierra, y en cómo debería ser la vida para mí y para todos, pero no es el caso, no en mí, ni donde estoy. Mi familia adoptiva es una de cien, de una docena ciudadanos excelentes y cuidadosos que hacen lo que sea necesario, tienen buenas intenciones, pero la familia es una que, sin darse cuenta, no sabe lo que realmente necesita un niño humano. Yo vivo los años con ellos, y en cuanto las barreras pueden volver a levantarse temprano al final de mi juventud, me iré, para salir al mundo, a España y a ciudades españolas donde pueda haber vida vibrante.

Llevo una bonita falda larga que se ensancha, pero es agradable, ceñida y elegante alrededor de mi cintura súper delgada. Me he convertido en una mujer muy hermosa y súper delgada de estatura media, cabello largo y oscuro, a veces recogido en una generosa cola de caballo sobre una cabeza delgada con mandíbulas estrechas, manos y dedos alargados
con uñas extra largas lacadas en rojo fuego. He madurado completamente y parece que partes de encarnaciones anteriores se despiertan y cobran vida.

Yo bailo. Debo bailar y bailaré, me paro sobre un piso de baldosas cuadradas de colores claros en medio de la posada y bailo, bailo sola. A mi alrededor hay un gran círculo de transeúntes e invitados que vienen a ver mi actuación como espectadores. Hay arcos de yeso blanco que separan el espacio de baile temporal de un espacio con mesas detrás, algunos visitantes se paran con la espalda contra los arcos blancos, otros se paran entre los arcos y llenan estos espacios.

Es de nuevo la noche, la víspera. Actúo bajo el acompañamiento de un guitarrista habitual. Él, un guitarrista huesudo, está en cuclillas y apoya un pie en un taburete mientras toca. Me entiende bien, y sabe qué y cuándo quiero algo, conoce mis intenciones y mi programa sin ir a tocar él mismo, porque no he tenido la mejor experiencia con otros acompañantes.

Comienzo los primeros pasos de baile y pronto la hermosa música de cuerdas me lleva a un trance emocional, convirtiéndome en una médium del baile. La música interfiere con las frecuencias emocionales de mi infancia cuando mi madre ponía el amor de la vida en la repostería y yo, como niño encarnando, redescubrí saboreando, la pasión por la vida. Cuando bailo, mamá regresa por un rato y a través de su memoria y sus lecciones puedo encontrar las ondas del sentimiento. Profundizo y amplifico las olas crecientes y entro en un baile autohipnótico. Cuando el trance se profundiza y me siento en el asiento de mi yo rico, miro hacia los espectadores y, como guiada por una mano invisible, bailo hacia la primera persona que está emocional y energéticamente lista para el baile con la médium.

No importa si un espectador, hombre o mujer, a quien recojo e invito a un baile, piensa que no puede o no quiere bailar. A menudo parece haber sólo una defensa exterior, cuando en realidad la mente de la persona grita anhelando deshacerse de la vergüenza, que se cure de una discapacidad o de una perturbación interna. El espíritu de la persona de arriba me informa cómo acercarme a él o ella durante el baile, y los espíritus siempre me transmiten la buena información.

 

El hombre

Entre la multitud se encuentra un hombre, su aura, su resplandor indica una gran vergüenza pero debajo de la cual se esconde una fuerte agitación emocional. Es amable, muy tímido en el contacto, pero en el fondo también goloso, dominante y agresivo como un mar de fuego hirviendo. Mis espíritus dicen que es por eso que ha sido tímido toda su vida y está lleno de vergüenza y miedo por los sentimientos tumultuosos inconscientes que viven dentro de él pero que apenas sabe que existen, y mucho menos tienen un nombre. Todo lo que sabe es que es extremadamente tímido y se siente muy infeliz. Él también está de pie con la espalda contra la pared blanca, casi imperturbable, mirándome.

Mis espíritus han determinado que él es y debe ser el primero en ser recogido para un baile. Él será el primero esta noche, porque cuando sea su turno más tarde en la noche, la puerta se cerrará para él y continuará su eterno callejón sin salida, repitiendo y repitiendo su comportamiento. Además, mi mente sabe que un “tratamiento de baile” despeja el camino para que otros espectadores lo sigan más fácilmente.

Bailo, giro sobre mi eje y mis pensamientos se concentran en este hombre, envío las ondas invisibles para todos, tomo contacto con él y sus sentimientos. Todo el mundo tiene curiosidad y temor por ser la primera persone escogida por la médium, incluido el hombre en el que primero puse mi ojo espiritual. Como todos los demás, él no sabe que voy a recogerlo, pero un poderoso nerviosismo le recorre el estómago por las enérgicas señales que le doy. Todavía no he mirado a nadie, haciendo sentir así a los espectadores que la información no se da sólo a través de los ojos o de las palabras, sino también a través de procesos mágicos que se dan, por ejemplo, en el amor.

Bailo y aún no miro con mis ojos a una persona, a nadie, y aumento la tensión, envío poderosos impulsos a través del espacio al hombre. Él siente cada vez más y más y con miedo y alegría en su corazón; los centros en su vientre saben que puede ser elegido.

Bailo, me acerco a los transeúntes, mis ojos todavía en mí y en mis espíritus interiores, porque la mujer cotidiana en mí se ha convertido en un ser doble que es o puede ser masculino y femenino a la vez o al mismo tiempo.

Bailo, me muevo hacia el hombre, la tensión se vuelve casi insoportable para los espectadores. Se espera la confirmación que, como de costumbre, sólo les puede dar el código de los ojos o la palabra, sin embargo, renuncio a ese código habitual que toca sólo la conciencia y no el alma.

Bailo, continúo mi baile, hacia el hombre, aumento la tensión sin palabras hasta el clímax y me quedo exactamente entre él y otro hombre que está a su lado. El hombre al que voy a invitar siente que me refiero a él, pero su cerebro se bloquea porque no escucha atentamente sus señales emocionales e intuitivas y solo espera señales de palabras o gestos.

Extiendo ambas manos, mi mano izquierda hacia él y mi mano derecha hacia el hombre a su derecha. El hombre a su derecha no ha recibido señales mías y nunca aceptará mi invitación, pero el hombre a la derecha a quien he elegido en silencio no lo sabe. Tendrá que tomar la decisión de bailar conmigo, la médium, asumir la responsabilidad de un baile curativo y asumir la responsabilidad de su propia vida.

El concepto de apertura principal que utilizo es siempre dejar que el participante dé el primer paso después de extenderle la mano. Si la mano no se levanta por cualquier motivo, la oferta se vence y sigo bailando. Es un precepto, un axioma personal de una época pasada, de una vida pasada, alrededor del cual gira todo mi principio de curación. Nunca me desvío de este procedimiento. La persona y su alma, por muy atormentada o enferma que esté, debe desear un cambio y, al tomar una mano extendida, en realidad debe hacer un contrato consigo mismo.

 

Una abuela fallecida

El hombre tiene dudas y tiene una lucha interior, la timidez, la ira por el enfrentamiento y la curiosidad se alternan en las trastiendas de su mente. Es ahora o nunca, si su vecino toma la mano antes, todo se acaba y tiene que esperar cien años o más para tener otra oportunidad. Ha estado esperando un gran avance durante mucho tiempo, pero él también libra una batalla consigo mismo durante años sin ver el final del túnel. Está al final de su cuerda. Ese sentimiento hace que le resulte menos difícil rendirse.

Se da cuenta de que no hacer nada le cuesta más que tomar mi mano extendida. En el momento en que está a punto de colapsar física y mentalmente, coloca su mano en mi palma con un gesto débil. Estoy muy sorprendido, veo que no es él quien pone su mano en mi mano, sino una entidad, el espíritu de su abuela fallecida, quien lo ha llevado a guiarlo en este paso. De hecho, es ella quien toma la decisión por él, y mediante una intervención astral consigue que su mano acabe en la mina.

Estoy sorprendida, por un momento también confundida por la intervención de su abuela fallecida. No está de acuerdo con mi protocolo. Considero no detenerme más en él y seguir caminando, buscando otro candidato. Al final, decido dejar que la sesión continúe, pero me doy cuenta de que la intervención de la abuela pasa por alto su declaración interna de intenciones y podría conducir a serios problemas de motivación en una etapa posterior.

Después de todo, no es él quien pone su mano en la mía, sino su abuela. Conscientemente, experimenta la ayuda de la abuela como un reflejo inconsciente de su cuerpo, de su mano, como un sueño ahogado de su sentimiento del que no está totalmente involucrado y por lo tanto no es responsable.

Este tipo de patrones impregnan toda su vida, y siempre hay almas vivas y muertas que lo ayudan gratis, siempre hay alguien que lo saca del apuro, o con quien pueda cabalgar gratis hasta el horizonte de su soñadora ignorancia. En su opinión, ésta es la marcha normal de las cosas en la vida. A nivel consciente, experimenta la ayuda de la abuela como reflejos inconscientes de su cuerpo, de su mano, que en parte sucede fuera de él, como está acostumbrado en todas partes y en todo momento.

Es la primera vez que recuerdo que un espíritu familiar quiere frustrar mi plan. Entiendo que la abuela tiene buenas intenciones en su ignorancia, pero con su ayuda nuevamente le roba su propia iniciativa. La dulce abuela se aferra a su alma y, por lo tanto, actúa, bienintencionada y malsana a la vez, como un bloqueador que interrumpe su desarrollo posterior.

 

El baile

Siento el calor de su mano en la mía, lo libero de los espectadores y lo conduzco al espacio abierto de la pista de baile. Nos paramos juntos en el medio sobre las baldosas cuadradas brillantes, y él se volverá visible para los demás y, por lo tanto, para sí mismo.

El guitarrista toca las cuerdas y miro seductoramente al hombre de costado, en trance lo llevo a otro mundo. En trance me dejo guiar por el sentimiento que me transmiten mis propios espíritus. Bailo con el hombre y entro en su ritmo con él, para que poco a poco gane más confianza en su propio movimiento.

Tan pronto como siento que está listo, cambio el baile a un ritmo diferente y le muestro lo que pasa en el mundo, porque eso es lo que realmente quiere, en lugar de depender siempre de los demás. Enciendo con fuerza el fuego dentro de él, de modo que se arma la gorda, y sus centros de energía inferiores comienzan a hervir con entusiasmo por la vida. Después de mi baile con él, nunca debe haber un camino de regreso para él. Mientras bailo, envío ondas cada vez más grandes y poderosas a su abdomen inferior, al mismo tiempo que bombardeo sus regiones superiores con impulsos de seguridad para que sus pensamientos prehistóricos no puedan aguar la fiesta. Siento que piensa en el pecado y en las palabras asesinas de las iglesias que pueden matar sus pensamientos libres. No le doy otra opción, o lo mata la iglesia o lo mata la vida restringida que lleva. Antes de que pueda tomar una decisión en el próximo período, le dejo sentir la intensidad de la vida que está almacenada en él. Es el don de los verdaderos Dioses y que nunca podrá serle arrebatado por el Clero y la Inquisición.

Él baila conmigo y sus movimientos se aceleran, huelo la estación de prueba de la pasión y el floreciente entusiasmo por la vida, pero sus pensamientos temerosos son fuertes e inhiben internamente los movimientos exteriores. Son miedos a la muerte, para él y para muchos otros también, porque la Inquisición acecha por todas partes y domina la vida cotidiana del ciudadano. Aumento la velocidad del baile para que el hombre también entre en trance y su mente se apague en gran medida. Ya no puede preocuparse y automáticamente se entrega a su pasión despierta. Su sangre fluirá, la suciedad en sus venas se puede lavar para que pueda pensar mejor más tarde, sus mejillas brillan, se está volviendo más y más poderoso y todo lo que necesito hacer es guiarlo ligeramente. Cambio de estrategia y me dejo guiar cada vez más por él, y dejo que la mujer aparezca cada vez más en el médium. Se vuelve cada vez más varonil y comienza a dirigir él mismo el baile, codicioso y con miradas ávidas me gira en todas direcciones, y de buena gana lo dejo ir, brevemente como una mujer disfrutando de su energía e intenciones masculinas, pero la médium en mí no y nunca duerme, y observo de cerca cómo crece en el proceso de la conciencia.

Preparé mi baile de tal manera que él tenga la mayor oportunidad posible de sentir cómo puede y debe actuar como hombre. El lobo en él se ha levantado y siento que sus miedos inquisitoriales se han desvanecido en el fondo por un momento. Y eso es lo que quiero de él, dejarle saborear el cielo y concretar en el lugar de trabajo lo que se llama tierra. Lo ayudo a drogarse con su propia pasión y para reforzar eso digo una orden de forma inaudible. Se trata de un mensaje y una tarea, que lo controla temporal y parcialmente como una medicina, que debilita o fortalece una función hormonal por un período de tiempo más corto o largo.

A menudo volverá a bailar y a enfrentarse a los órdenes invisibles, le ha pillado el truco, no hay vuelta atrás. Con el tiempo, disminuyo el comando, para que pueda determinar cada vez más su propia vida. Una vez que haya encontrado su propio camino, retiraré la orden por completo. Le doy la vuelta a la energía para que incluso tenga una ligera aversión hacia mí y lo obligo a seguir completamente su propio camino y no depender más de mí. Está curado y la naturaleza lo ayuda, el lobo codicioso ha tocado la bestia en él y ya no necesita un médium de baile.

Pasan los años bailando y consigo novio, pero no es mucha suerte. Cuando trabajo él siempre está en casa o también en el trabajo. Es pequeño de estatura y realmente pequeño de mente, meticuloso cuando le conviene y se deleita en los detalles que no importan. El matrimonio no es gran cosa y es enviado por la Corona a Brasil como administrador. Me alegro de que se haya ido. El matrimonio me dio una hija hermosa, hija única, pero da la lata mucho, nunca es buena. Le ama, pero debido a que trabajo tanto, principalmente prestando atención a los demás, probablemente no sea una madre ideal.

Vivimos en España, en lo que conocemos como Extremadura. Mi hija es adulta, pero los conflictos siguen, sigue llamando la atención incorrectamente. Estoy cansada de que ella arroje armas malvadas a la batalla. Estoy rompiendo con ella, ahora vive en una gran ciudad en la costa. En mi mente estoy a menudo con ella, pero no en la realidad. Presumiblemente ella puede sentir que estoy con ella a veces cuando en realidad me estoy distanciando. Este código doble probablemente la matará, porque recibo un mensaje de que se ha quitado la vida.

Mi vida también termina con eso. Ya no puedo bailar, ya no puedo bailar con alegría, hacer movimientos de balanceo y dejar que la pasión fluya en mí. Como castigo por mi maternidad imperfecta, me condeno a una vida sin baile. Me retiro del mundo en una casa con una habitación y un hermoso y silencioso jardín. Sigo dando consultas, pero aparte del baile. Una pared de la casa de habitación tiene muchas ventanas que dan al hermoso jardín. Ya no como tanto y estoy adelgazando. Después de algunos años dirigiré mi muerte porque el final está cerca. Tengo un buen ataúd hecho y lo pongo en mi habitación tan pronto como el final comienza a anunciarse. Estoy amueblando la habitación para la moribunda que seré dentro de unos días. Como en una fiesta para que vengan invitados, decoro todo con mucho gusto. El ataúd está paralelo a las ventanas para que cuando esté muerta solo tenga que girar la cabeza hacia la derecha para ver el hermoso jardín. Me aseguro de que el ataúd se convierta en un gran mar de flores en el que pueda tumbarme estéticamente. El día que vaya a morir abriré las persianas de mi casa por la mañana, todavía será temprano, pero la gente lo verá por sí misma cuando esté muerta.

Estoy dirigiendo mi muerte. La habitación ha sido ordenada y las últimas semanas he sacado brillo a todo y lo he arreglado bien. La niña de antaño ahora es vieja, los pulmones están agotados autoconsumiéndose lentamente. Estoy sola todavía elegantemente vestida. Como siempre antes de ir a dormir, sirvo un poco de brandy en una pequeña copa de cristal y lo tengo listo. También expongo una pequeña baya venenosa que acelerará mi muerte. Con el vestido más hermoso que combina con las coloridas rosas y otras flores, cuando llega el momento, entro con cuidado en el ataúd, que es como un suave dosel de flores frente a mí. Finalmente pongo la baya en el brandy y bebo.

Cierro los ojos y duermo hacia la muerte con la cabeza vuelta hacia mi hija.

 

 


 

El artículoBailarina espiritual en Portugal y España’ es una parte (en holandés) del libro (en preparación:

 

De prostituee, de therapeut en het feestbeest
Incarnaties in Arabië, Azië, Atlantis en Europa

© Martien Verstraaten

Editorial: Destinations – Laboratorio de Inteligencia Intuitiva
Países Bajos / Curazao
Diseño de la cubierta y portada:  Martien UNO & DOS
Impresión y encuadernación: Imprenta por determinar

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o transmitida
en cualquier forma o por cualquier medio, electrónico o mecánico,
incluyendo fotocopia, grabación, o cualquier información
almacenamiento y sistema de recuperación, sin permiso
del propietario del copyright.

ISBN 978-90-812836-3-2

Véase también: Libros