Benjamin, primeros pasos en una flamante encarnación

Sinter Mertes veugelke, haet ein roëd keugelke,
haet ein blauw stertje, hoepsa Sinter Merte

Vandaag is Sinter Merte, morge Sinter Krôkke,
dan kômme die gooje herte, die hadde zoe gaer ein stökske
‘n höltje of ein törfke in Sinter Mertes körfke

Hout, hout, hout, en ‘s winters is ‘t koud,
hoera, hoera, waat hebbe de boere ein laeve, hoera,
hoera, waat hebbe de boere ein lol,

ennnn…

Mieke de Woep zoot op de stoep, en leet d’r eine vleege,
Mieke de Woep zoot op de stoep, en leet d’r eine goan,
Hoera, hoera, waat hebbe de boere ein laeve,
hoera, hoera, waat hebbe de boere ein lol.

(Canción limburgués por ‘Sinter Merte’, el día de Santo Martín de Tours)

 

St Joseph Ziekenhuis. Venlo.S

Fuente: KDC – Katholiek Documentatie Centrum, Nijmegen

 

15:00 GMT+1 en Hospital Sto. Joseph, Venlo / Países Bajos   51° 22’45.52″ N    6°10’31.69″ O

El 11 de noviembre del año 1945, un domingo por la tarde a eso de 3 horas, el día de ‘Sinter Merte’, el Santo Martín de Tours, el día de procesión nocturnas con pequeños farolillos por las casas por ganar dulces, encarné en el Hospital Sto. Joseph en Venlo, la pequeña ciudad fronteriza Neerlandés-Alemán situado a orillas del río Mosa.

Martinus, Johannes Gerardus Verstraaten ha nascido. Hijo del hijo del molinero, el tornero de madera y maestro tallador de madera, el señor Henricus Verstraaten de la región de Wanssum cerca del río Mosa e hijo de la vendedora de elegantes telas, la señora Wilhelmina, Dominicus, Johanna Heijligers de la región del frívolo Maastricht también cerca el río Mosa, la capital del tierra de Limburgo de “Jinetes de Machos Cabrio” y del queso añejo. Durante el nacimiento las características astrológicas fueron: Sol en Escorpio y Sol también en la octava casa, la casa del Escorpio. Un Escorpio doble, pero con Ascendente Piscis, el signo soñador del zodíaco.

El embarazo no fue realmente a pedir de boca. Debido a las circunstancias de estrés y tensión en una gran familia, donde un 10º niño ya hizo su aparición, y todavía aun las rodillas de la mamá de Maastricht después la Segunda Guerra Mundial temblando existencialmente, no era una conclusión inevitable de que el niño después de un largo viaje de nueve meses llegaría al mundo sano y salvo. Para mí los padres católicos romanos poco conocidos habían invocado al santo italiano Don Bosco en una especie de novena, al cual habían pedido ayudar a cuidar el bienestar del bebé. Como agradecimiento se cumplió la promesa de ponerle el nombre de Johannes al niño por Don Juan Bosco.

Las tensiones en la casa del vientre de mi madre, ciertamente muy dulce  – las he experimentado una vez en las regresiones – fueron muy incómodas para mi, casi insostenibles y claustrofóbicas. Las experiencias prenatales de naturaleza claustrofóbica son siempre re-estimulaciones de las experiencias de vidas pasadas, y corren longitudinalmente como un hilo desde encarnaciones anteriores vía el período prenatal a la vida presente. Finalmente, con ayuda del ‘principio de la encarnación de asesoramiento’ yo elegí estos padres. Mi madre tenía un hermoso sistema nervioso, pero muy delicado. Yo había visto esto antes de que tomara la decisión de la encarnación en el período en que yo me había movido a su alrededor en círculos concéntricos como una molécula espacio-tiempo incorpórea. Pero una vez que nací, mi elección y la experiencia claustrofóbica que trajo consigo me dieron muchos quebraderos de cabeza. Pero la elección de mis padres para dar a luz a mí, por supuesto, también tuvo consecuencias para ellos, porque, después de todo, pronto se vería que el niño era un bebé algo extraordinario. Con el tiempo fui adquiriendo experiencia a los principios desagradables y luego gratificantes sobre el funcionamiento de un sistema nervioso extrasensorial. El niño con Johannes como nombre predestinado, tomó finalmente, en una feroz insistencia de las enfermeras del hospital al día de Santo Martin (11 de noviembre), el nombre de Martien.

El nombre de pila se deriva de la patrona de la ciudad de Venlo (Holanda), San Martín, obispo de Tours (Francia), un santo particularmente muy popular de la Edad Media, que alguna vez cortara su capa por la mitad para dar abrigo a una persona. De este manera por bebé Martien, el día onomástico como el cumpleaños coincidieron, en el 11 de noviembre. Johannes fue elegido como segundo nombre. El nombre de Don Bosco entró en mi foco de atención cuando me establecí en las Antillas Holandesas, y el destino uniría en una construcción latina los nombres de Don Bosco y San Martín de Tours en el Don Martien como muchos me llamarían luego.

Es inimaginable cuántas conexiones y relaciones entre una vida actual y las vidas pasadas están en juego. A menudo perdemos las conexiones y las pasamos por alto por completo. Además del padre y la madre, la familia constaba de siete hermanas y tres hermanos, incluyéndome a mí. Como benjamín, además de tener un padre y una madre, por lo tanto, también se me proporcionaron dos padres y siete madres adicionales.

A pesar de que el padre, el hombre como cabeza de familia, el ambiente doméstico era lógicamente fuertemente femenino, ambiente que más tarde tendría una gran influencia en mí como vidente. En los pasillos que conducían a la habitación de las niñas, una fortaleza prohibida para los jóvenes como yo, se susurraban la última moda y cómo se podían coger los puntos a las medias de nailon. Para mí, el mundo consistía solo en mujeres, símbolos femeninos con toda la parafernalia desconocida para mí.

La mujer se convertiría así en un ingrediente principal del menú que me depararía la vida, como hermano, y más tarde como maestro, profesor, formador, bailarín y psíquico. De niño, el hombre, me parecía, era una mujer mutada, pero con una pequeña pincha pistola para orinar que estaba cosida como complemento. El hombre tampoco vestía ropa bonita, al menos no ropa con color, eso me quedó claro. Tampoco podía pintarse las uñas de rojo cadmio, ni cubrirse con telas cuyos nombres adquirían proporciones míticas.

Alrededor de la estufa de carbón negro azabache, las hermanas mayores hablaron sabias sobre telas como crêpe Georgette, bouclé, tafetán rayado, jersey beige y muselina. Este mundo era incomprensible, pero sospechaba que, bajo esos nombres de telas, para nosotros los muchachos, debía haber un mundo incomprensible pero interesante. Nosotros, mis camaradas y yo, no sabíamos más que eso.

En épocas posteriores en caso de que yo, como parte de la humanidad del hombre, necesitara ropa, me relegaban a la sección de hombres gris ratón en una esquina de los grandes almacenes. Allí, los trajes de hombres grises poco imaginativos parecían permitirse conversaciones deprimentes entre ellos, esperando colectivamente a clientes masculinos que tampoco tenían ningún color dentro de ellos. Las únicas combinaciones “atrevidas” a la venta fueron chaquetas escocesas Harris Tweed sobre pantalones grises lisos.

A través del conocimiento que adquirí como médium sobre vidas pasadas, descubrí la importancia de los cambios de género. También entendí rápidamente que para – hombre macho a hombre metrosexual – era de fundamental importancia tener una gran porción de energía femenina, una condición previa para convertirse en diseñador de moda, cineasta, rapero, empresario o alto ejecutivo creativo. Debido a las muchas mujeres en la casa durante mi período benjamín, la energía específicamente femenina fui mamado con la leche. Siempre había una elegante falda ondeante en la que vivía una hermana, siempre había un regazo cálido o un muslo elegante en algún lugar para sentarse, y la casa se llenó de mandolinas de sonido cálido, voces de canto agudas y una hermosa voz de bajo. Esa energía y decoración femeninas era lo que necesitaba en la nueva encarnación si quería convertirme en artista visual, maestra, administradora de museos y médium. Claramente era un hombre, con pelotas reales, pero nunca perdería la energía femenina de nuevo, y la apreciaría cuidadosamente. Experimenté lo que era ser una mujer ‘en la vida real’ cuando me encontré nuevamente como bailarina médium en una de mis primeras sesiones de reencarnación.

 

Ver también: Bailarina espiritual en Portugal y España.